top of page
DSC_2042 (1)_edited.png

La ventana
Gianfranco Foschino

RETRATO_Foschino (1).jpg

Desde que Espacio218 comenzó su funcionamiento es común que se nos pregunte acerca del vínculo que las exposiciones tienen con lxs vecinxs o con lxs transeúntes de la Plaza de Armas. Ese vínculo existe y se ha construido de distintas maneras, al menos para nosotras no es un imperativo, ya que cualquier público, venga de donde venga, es importante y necesario. Frente a ese dilema de cómo los que estamos dentro (curadoras y artistas) nos hacemos responsables del afuera, Gianfranco Foschino parece darnos una solución práctica: que la plaza nos mire así como nosotros podemos mirar a la plaza. En lo práctico esto requiere intervenir la fachada con una pantalla que permite ver lo que sucede en Espacio218. Esto no es una tarea sencilla debido a que el Portal Fernández Concha es un Monumento Nacional y un Inmueble de Conservación Histórica, por lo que instalar una pantalla significa conseguir autorizaciones o exponerse a una sanción. Esos son los riesgos de salir del espacio privado, no obstante, y acorde al proyecto, esto vale absolutamente la pena, porque lleva la condición de exhibición a un límite.

¿Qué sentido tiene sacar la imagen del espacio artístico al público? Sin duda se pueden ofrecer múltiples lecturas. La ventana es siempre una frontera o un lugar de tránsito, puesto que permite la entrada y la salida, en este caso “La ventana” de Foschino niega esa posibilidad y la manipula. Bloquea la ventana para entregarnos una simulación de esta, construida con los fragmentos que elige para que miremos. En su propuesta la mirada está tramada por las cámaras de vigilancia, que producen un tipo de imagen específica y que cumplen un rol en esta sociedad marcada por el control y el miedo. Estas transmiten una imagen en vivo que hace que los espectadores que entran a Espacio218 sean aquello que los transeúntes de la plaza deben mirar, sin que necesariamente se den cuenta que están siendo observadxs. Cada pequeño suceso que transcurre en el departamento activa la obra, la que nunca tendrá un resultado definitivo. “La ventana” es un constante devenir, tal como lo que sucede con los flujos de la plaza. Finalmente, esta intervención nos permite demostrar que el “obstinarse” con nuestro emplazamiento sigue abierto a múltiples posibilidades, las que son exploradas desde lo material y lo temático.
 

Seba Calfuqueo+Mariairis Flores Leiva

Venta de Obras

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • Vimeo

About

Contact us

Postular

equipo@espacio218.com

Portal Fernández Concha

Compañía de Jesús #960,  Departamento 218

Santiago Centro | Chile

bottom of page