top of page
DSC_1653.jpg

Tocar una línea
Carolina Illanes
Valentina Soto Illanes

artistas.jpeg

Carolina y Valentina son artistas visuales con obras disímiles y trayectorias móviles. Además de ser artistas son primas y sin embargo, nunca habían expuesto juntas. Estos datos personales y afectivos nos motivaron a invitarlas a realizar un proyecto juntas, puesto que si bien sus trabajos avanzan por carriles diferentes es posible generar vínculos. A partir de estos puntos comunes fueron construyendo “Tocar una línea”, muestra que recoge tanto piezas individuales como una obra conjunta pensada para Espacio218 y titulada “Casa del alma”. Desde esta se desprende un concepto que podemos encontrar a lo largo de todo el proyecto exhibitivo y que es el de habitar. La obra en común toma su nombre de una ofrenda funeraria hecha en arcilla que en el Antiguo Egipto era parte del rito mortuorio de la clase más baja, estas estaban pensadas para dar soporte y refugio en esa nueva etapa. La noción de habitar que surge aquí es compleja, porque supone un modo de comprender la muerte que necesita de una representación material. Recrearlas muestra también una forma de arquitectura que se aleja de lo que conocemos actualmente y que se construye a pulso. Una estructura sin estructura.

En esta búsqueda por el habitar las artistas propusieron obras que les significaron pasar mucho tiempo en Espacio218 y apropiarse del lugar mediante sus materialidades y el trabajo site-specific, sin proponérnoslo esta fue también una micro-residencia. La ciudad de Santiago, tan presente en nuestro proyecto, es tomada por Valentina en “A vuelo de pájaro, parte I”, mural que reproduce un plano de Santiago realizado por el viajero científico francés Amedeè Francois Frezier en 1716, dispuesto en dos muros de la sala, esta vez es reconstruido a partir de la arcilla, mientras que Carolina presenta “A vuelo de pájaro, parte II”, que es el desarchivo del expediente del Portal Fernández Concha registrado en video y que da cuenta de las capas y memorias que habitan en él.

La vista cenital a la que aluden estos trabajos permite una mirada abarcadora que es utilizada por las artistas de formas estratégicas y nos acerca a otro de sus procedimientos: la traducción de documentos, un trabajo con archivos que son mediados a través de soportes como la arcilla, el papel y el video. Carolina trabaja con la sutileza del gofrado y con el papel, un material liviano para proponer una instalación en la que la participación de les visitantes/participantes es clave. Valentina hace de la arcilla el elemento de su dibujo, este material blando que es propio de lo escultórico es llevado a lo bidimensional para dar cuenta de las técnicas con las que se construyó la Plaza de Armas. “Tocar una línea” es una exposición en la que la ciudad, la plaza y el portal se difuminan en un proyecto que piensa el habitar como una apropiación de un espacio y tiempo determinado, situado desde su memoria y agencia, pero también desde la mano, la que por medio de técnicas que son constantemente utilizadas por las artistas habita también la materialidad.

Mariairis Flores Leiva + Seba Calfuqueo

Venta de Obras

Tocar una línea

We don’t have any products to show right now.

We don’t have any products to show right now.

We don’t have any products to show right now.

We don’t have any products to show right now.

We don’t have any products to show right now.

We don’t have any products to show right now.

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • Vimeo

About

Contact us

Postular

equipo@espacio218.com

Portal Fernández Concha

Compañía de Jesús #960,  Departamento 218

Santiago Centro | Chile

bottom of page